Dio un paso al costado

Publicado el día 8/10/2018 12:00:00 AM

Por Matías Medinilla

Roberto Agüero dejó de ser técnico del primer equipo femenino y de la categoría Junior de la misma rama de UAI Urquiza.

Roberto Agüero llegó a UAI Urquiza a principios del 2015, cuando las mayores damas estaban en Primera División de la Federación Metropolitana de Balonmano. Y si bien esa temporada no pudo sostener la categoría y bajó a Segunda, luego de mucho trabajo, durante el año pasado consiguió el título del Torneo Apertura y a fines del mismo volvió a poner al Furgón en el lugar que estaba.

Sin embargo, pese al ascenso y que actualmente el equipo se encuentra en una buena posición de cara a mantenerse en Primera, “Gogo” decidió un paso al costado.

¿Se pueden saber los motivos por los que te vas?

Sí, la dirección técnica de la UAI la estaba compartiendo con otro trabajo y últimamente era imposible compaginar y distribuir mis horarios. Lamentablemente me llevó mucho tiempo analizar esta situación, pero me parece que va a ser lo mejor para que tanto las chicas como yo podamos elaborar lo nuestro de la mejor manera”.

¿Cómo viviste todo estos años? ¿Qué cambios notaste desde tu llegada?

Aprendí muchísimo. Me exigí al máximo en lo que pude. Traté de darle a las chicas nuevas posibilidades, de tener un pensamiento un poco más exigente, tanto en temas handbolísticos como en la preparación física. El tiempo dirá en qué incidí en ellas y ojalá que mi granito de arena haya estado.

¿Qué significó volver a Primera División?

Con el tiempo me iré dando cuenta. Cuando estás en el momento, en el ojo del huracán, no lo haces. Esto se debe a que tomé como una obligación tratar de dejar al club en lo más alto y como soy muy exigente no llegué a disfrutar de eso. Obviamente que está bueno el ascenso porque esta división es la antesala de la Liga de Honor y mirando para abajo hay cinco categorías más. Haber contribuido con eso me llena de orgullo. Además habla bien de las chicas, son un grupo humano magnífico.

También fuiste técnico de las juniors y le diste mucha importancia a las inferiores. ¿Qué opinas sobre el trabajo que se está haciendo en dichas categorías?

Debería dejar de ser emergente y tener un presente más ambicioso. No digo que no sea sólido. Sólo creo que ya es momento de apretar el acelerador y visualizar ascender. Tenemos que dejar de ser un club en proceso. Ojalá que se les dé y pronto.

¿Cómo queda parado el equipo de mayores e inferiores con tu salida?

Creo que hay que ayudar mucho en el presente y tratar de cambiar la estructura. La columna vertebral del primer equipo femenino son muchachas que pasaron los treinta años y habría que darles más protagonismo a las jóvenes, a pesar de que ello quizás vaya en detrimento de poder mantener la categoría, necesitarían ganar cuatro o cinco partido para hacerlo. Sin embargo lo principal es que puedan mantener un buen handball, que ellas sean felices entrenando, que estén cómodas y que sigan progresando.