Un alumno y un maestro

Publicado el día 9/11/2018 12:00:00 AM

Por Joaquín Alis

Agustín Szajer y Adrián González son las dos caras nuevas que tendrá la formación inicial del vóley de UAI Urquiza para la próxima Copa Metropolitana. Por un lado, el juvenil de 20 años que será titular por primera vez; por el otro, el experimentado jugador y ex entrenador de las inferiores que vuelve a las canchas para hacerse cargo de la recepción del equipo de Castearena. Ambos dieron a conocer sus objetivos y sensaciones de cara a este torneo.

Agustín Szajer llegó al club en 2015 siendo uno de los tantos que ingresó sin saber nada del deporte, su carácter y nivel fueron creciendo y lo llevaron a empezar a entrenar en División de Honor al año siguiente. El central tuvo su debut en la Copa Metropolitana 2017 ingresando en algunos partidos desde el banco de suplentes. Este año, se consagró campeón en la categoría sub 21 siendo el capitán del equipo y tiene la chance de ser titular en el equipo de Castearena para el debut de este miércoles ante Ferrocarril Oeste.

¿Cómo preparas la cabeza para el debut en el torneo?

- Szajer: En lo personal estoy enfocado en hacer lo mejor posible, y mentalizado en que el equipo pueda demostrar la calidad que tiene desde el primer momento.

¿Sirve haber tenido el debut el año pasado?

- S: Si, primero porque ya no están los nervios del debut, que a veces pueden jugar en contra. Segundo porque ya tengo conciencia del nivel y la velocidad de juego que hay en División de Honor, que no es el mismo que tenemos en inferiores.

¿Cómo te venís sintiendo dentro del primer equipo?

- S: Bien, venimos entrenando desde principio de año y eso juega mucho, sobre todo en la confianza que tenemos entre nosotros. Las expectativas son altas, ojalá podamos llegar a la final.

¿Cómo te describirías como jugador?

-S: Me considero un jugador fuerte, con potencia y un poco hiperactivo.

¿Por qué hiperactivo?

-S: Porque a veces entro con dos o tres cambios de más y tengo que enfriar la cabeza para poder jugar como se debe. Si controlo ese tema puedo estar a la altura.

¿Qué significa compartir la cancha con tu primer entrenador (Adrián González) y el actual (Francisco Russo)?

-S: Es algo muy gratificante. En lo particular, empecé a entrenar hace casi cuatro años y la evolución que pude tener fue gracias a la dedicación que tuvieron ellos conmigo y con todas las inferiores. Lo considero un premio al esfuerzo y a la dedicación que tuve en este tiempo.

 

Adrián González Junco es uno de los históricos del vóley Furgonero, jugando en el club desde 2009 cuando se inició el proyecto en UAI Urquiza. Su última participación como jugador fue en la Copa Chulo Olmo 2017 y desde allí en adelante formó parte del cuerpo técnico. El último torneo lo vivió como asistente de Castearena y aseguró que “Se cumplió con el objetivo pero con un sabor amargo, teníamos un buen equipo pero no pudimos rendir lo que teníamos que rendir en el momento justo”. Además, fue entrenador de las divisiones juveniles hasta el 2016 y el encargado de enseñarle desde lo más básico a muchos de los que consiguieron el título sub 21 en el último mes de julio.

¿Por qué tomaste la decisión de volver?

- González: Necesitábamos sumar jugadores y siempre estoy predispuesto a ayudar en lo que se necesite. Hace cuatro años que colgué las rodilleras en el vóley profesional, pero aunque esté en el cuerpo técnico, todavía me sigo considerando jugador.

¿Qué objetivo se pusieron como equipo para este torneo?

- G: Este es un torneo cuyo objetivo iba a depender de los jugadores que se quedaran. Y llegamos a formar un equipo, con incorporación de chicos de inferiores, que es más interesante del que teníamos pensado. Así que las expectativas son, en primer lugar, llegar a los playoffs.

¿Qué te genera compartir plantel con chicos que formaste desde cero?

-G: Es satisfactorio, porque empezamos con el proyecto desde la nada misma, parecido a como arrancó la primera. Ellos eran parte de un grupo de chicos que no sabían ni habían visto lo que era el vóley, pero el mérito de la perseverancia y el esfuerzo hace que algunos estén acá entrenando con nosotros.

¿Qué tan difícil fue armar ese grupo?

-G: Si me preguntas como hice te diría que no sé, porque viéndolo a la distancia es imposible motivar a alguien en algo que no conocen. Cuando arrancamos no pensaba que ninguno había visto vóley, con el tiempo me empecé a dar cuenta. Tuvimos que incentivarlos a que vean el deporte porque mucho de lo que se aprende acá se asimila mucho mirándolo, sobre todo en la técnica. Algunos fueron quedando en el camino, y otros siguen acá. La idea es que pase lo mismo que con la primera, que vayan creciendo y ascendiendo para poder igualar el nivel de los más grandes.

¿Qué le aconsejarías a Agustín Szajer para afrontar este torneo?

-G: Primero que tenga paciencia, que se apoye en los más grandes. Cuando a uno le falta crecer, lo mejor es tratar de pasar desapercibido hasta entender, acomodarse y ser parte del juego. Que no vaya desaforado a querer ser protagonista, porque todavía tiene camino por recorrer para serlo. Lo mejor que puede hacer es adquirir experiencia de esta situación para que le pueda servir en el futuro.